carritoCarrito
El carrito está vacío
 
marcasMarcas
síguenosSíguenos
pedidos por teléfono

Dulce Bebé Dénia
Inicio > Artículos de interés > Embarazada en verano

Embarazada en verano

Embarazada en verano

Algunos trucos para refrigerar tu cuerpo:

1.  Nada en la piscina. La natación no sólo te refrescará, también es un excelente ejercicio para disminuir la compresión del nervio ciático, originado por el peso de la barriga.

2.  Lleva siempre en el bolso una botella de agua o zumo y bebe en cuanto empieces a notar los primeros efectos del calor. Tampoco te sobrará un bote de spray recargable con el que pulverizarte agua sobre la cara o el cuerpo cuando te sofoques.

3.  Si el embarazo no te ha impedido continuar con tu rutina en el gimnasio, escoge las horas más frescas para realizar ejercicio y para ante los primeros síntomas de sobrecalentamiento. En cualquier caso, es recomendable consultar antes a tu médico sobre la idoneidad de continuar haciendo gimnasia en tu estado. Él te dará las pautas a seguir y te aconsejará acerca del deporte que más te conviene.

4.  Aprende a respirar. La respiración en un factor esencial que interviene en la refrigeración del cuerpo. Es importante, por lo tanto, que lo hagas correctamente, ni demasiado despacio ni muy deprisa.

5.  Huye del sol de mediodía. Las mujeres embarazadas tienen más predisposición a quemarse que las que no lo están.

6.  Evita hacer actividades físicas en las horas más calurosas del día. Si tienes que hacer recados, dar caminatas o hacer tareas en el exterior realízalas a primera hora de la mañana o cuando empiece a anochecer.

7.  No escatimes en crema solar. Empléala siempre que salgas al exterior y no uses factor de protección inferior a 20 o 30, dependiendo de cómo sea tu tipo de piel (la producción excesiva de melanina puede favorecer la aparición de cloasma).

8.  Ponte a la sombra o a cubierto ante los primeros signos de debilidad, fatiga, cansancio, mareos, o sed excesiva. Túmbate y bebe agua fresca o una bebida isotónica. Si en unos minutos no mejoras, llama al médico. Cuando te pongas al sol recuerda tener siempre cerca una sombra donde cobijarte en caso de calentamiento.

9.  Échate siestas a menudo. El calor puede agotarte, así que dormir a menudo te ayudará a hacer frente al cansancio.

10.  Pide ayuda. El aumento de tu cansancio es directamente proporcional al incremento de la temperatura y de tu barriga. Echa mano de tu familia, tus amigos o vecinos de vez en cuando.